(Español) Despedimos “Hambre”

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

De acuerdo. Al menos de momento, Hambre ha terminado.

Siento tristeza. Y alegría infinita.

Vuestra respuesta ha sido prodigiosa. Siendo nuestra primera obra como STRIGA, habéis llenado la sala sábado tras sábado.
Han venido personas completamente desconocidas, otorgándonos un voto de confianza absolutamente extraordinario. Han venido personas que apenas nos conocían, y que viniendo tomaron la resolución de conocernos por la vía visceral. Han venido personas a las que no veía hacía años, y que espontánea y encantadoramente decidieron que querían darme su apoyo y su afecto en esta senda. Han venido personas a las que admiro profundamente y a las que jamás había visto, y he tenido el gozoso (y ruborizado) privilegio de poder ponerles rostro, voz y tacto (me habría quedado abrazada, prendida de cada una de ellas, hasta el día siguiente, pero entiendo que hubiera resultado inquietante). Han venido personas que, pese a no saber quiénes éramos ni tener referencias previas, se han desplazado desde otras comunidades autónomas sólo para venir a vernos. Han venido personas muy importantes para mí y a las que apenas tengo la ocasión de ver, y poder compartir este proyecto también con ellas (un proyecto en el que identitaria y estéticamente me reflejo por completo, un proyecto que aúna todos mis anhelos artísticos, poéticos y simbólicos; el proyecto del que más orgullosa he estado en mi vida) me ha llenado el corazón de hoguera y océano. Y han venido todas esas personas que llevo tejidas con hilo de oro entre mi respiración y mi cordura (una de ellas desde Dinamarca, loada sea siempre el alma tribal y nómada).
Esto es admirable. Sois admirables. Nos llenáis de asombro y de júbilo azorado e inextinguible.
No sé cómo daros las gracias.

Debido a vuestra calurosa acogida, la sala La Usina nos ofreció prorrogar la obra, y pocas cosas nos ilusionarían más. No obstante, diversos compromisos laborales individuales e incompatibilidades horarias, sumadas a que hemos de empezar la preproducción de una nueva obra de STRIGA, hacen imposible que podamos prorrogar. Al menos por ahora. En unos meses, antes o después, realmente nos encantaría retomar Hambre y volver a arrojarnos a sus luces y sus sombras, volver a ofrecérosla, a ofrecernos. Si esto ha sido posible es gracias a vuestra presencia e implicación. Jamás podremos agradecéroslo lo suficiente.

Nos va a costar recuperarnos de esto. Ha sido magnífico, aterrador, doloroso, real, íntimo, bellísimo y duro.
Nos vemos en el camino. Gracias por todo.